columna de rematado

Carmencita de Alcones

Carmencita de Alcones

Carmencita era de Alcones, un villorrio muy amigo de los vientos. Muy trabajadora, muy humilde, muy como la gente de Alcones. Y como tal tenía sus propias palabras, las que usaba tan cotidianamente que formaban parte de lo que los humanistas llaman identidad.

Otra vez Junior Capacho en Ovallito

La invitación llegó por Facebook. Entregaban la descripción de cómo llegar al lugar, la idea era una presentación privada, para los amigos.

Llegamos de oído porque no había carteles ni gente afuera que permitiera adivinar la reunión.

El Niño Eléctrico

El resbalín doble de la palmera roja se encuentra en frente de la comisaría y un supermercado importante de la ciudad de Ovalle.

En el extremo de una alameda bien cuidada y con relieves juguetones que a distintos intereses satisface según horario y edad.

Historia de un Ovallito

Hay ovallitos por todas partes, en Costa Azul, en Costa Amarilla, en Nueva York, en Los Peñones, en Bubaneshwar, en Mamallapuram, en Pedregal, y en muchas otras partes. El relato siguiente nos lo envía un ovallito que, dependiendo de la hora y el día, puede estar en cualquier lugar del mundo, un incansable viajero que se dedica a capturar imágenes en un Crucero:

Margarito fue el primero que vi, cuando llegué a trabajar a la enorme cocina del barco. Hombre de raza negra, cincuentenario, robusto, pero de baja estatura, intimidante al grado de jamás mencionarle que el tamaño de sus manos me recordaban a un gran gorila.

Margarito no hablaba con nadie, era un tipo raro, pero no incomodaba, solía comer parsimoniosamente sus plátanos fritos a la hora del descanso.

Puerta a puerta

Se supone que no debiera darme vergüenza, no voy a robar. Pero recuerdo que en la elección anterior miré con desprecio a la tropa de payasitos del circo político que golpeaban mi puerta.

Aniversario escuela de El Teniente Alto

Nos invitaron al aniversario de la escuela rural Nº50 de El Teniente Alto.

Y lo primero que se me ocurre es decir que… era muuuuuy lejos.

Uno reflexiona durante el viaje, pues corres el riesgo de que detrás de tanto cerro, pueda encontrarte con todas esas personas que mandaste a la Chucha, porque yo creo que la Chucha debe quedar muy cerca de la escuela particular Nº50 de El Teniente Alto, de hecho, cuando nos salimos de la carretera, preguntamos a un señor y nos dijo que quedaba en un valle pequeño, a la chucha y más allá.

Ovalle, Ovayork

Es chico Ovalle, muy tranquilo, todos se conocen.

Existe la teoría de que en el mundo cada ser humano está relacionado con otro por seis grados de separación, entenderlo es más fácil que explicarlo, de todas maneras les dejo el link (http://es.wikipedia.org/wiki/Seis_grados…) que pacientemente les puede aclarar a lo que a mí me da lata.

En Ovalle los grados de separación que pueden llevar a un ovallino a contactar a otro deben, creo yo, bajar a dos o tres. Una punta de pañuelo.

Abigeato Vecinal

Abigeato Vecinal

Fui al pueblo de siempre, en el que las rancheras hace rato ganaron la guerra contra las cuecas, si es que se puede decir que hubo guerra claro está, porque creo yo, fue un asalto y toma de los espacios; sin embargo, y luego de hablar con extranjeros, me han aclarado que la ranchera que se escucha en Chile no es mexicana, si no más bien chilena, típica por su pésima pronunciación, musicalmente sin virtud. Algo así como los completos que le ganan a las empanadas, pero que ningún gringo reconoce como hotdogs: llevan palta, mayonesa, tomate, por lo tanto, terminan siendo un producto como la ranchera, de origen folclórico chileno.

Debut kermesiano de Junior Capacho

Encargamos una nueva misión a nuestro reportero musical. En esta ocasión lo enviamos a que presenciara el debut del grupo ovallino Junior Capacho y nos contara, en un estado libre de alteraciones psicotrópicas o alcoholísticas, del desempeño de esta aparentemente promisoria nueva carta local.

Entregó una descripción acabada de la kermese de aniversario del Colegio San Viator, en un formato en el que, a partir de la lírica de la canción “del tila lo infecto”, describe el evento (las citas corresponden a la letra de la canción).

Los niños de ahora no somos como los de antes... gracias a Dios!!!

Algún pendejo sin respeto dejó este largo comentario en el artículo titulado Los niños de antes no éramos como los de ahora, escrito por nuestra colaboradora lore-lore. Como igual algo tiene de rescatable, decidimos eliminarlo de los comentarios y darle la categoría de artículo, para que tenga más visibilidad en este atiborrado sitio (aunque no es tan difícil llegar al artículo en cuestión considerando que lleva casi 2 años en la portada).

Páginas

Suscribirse a RSS - columna de rematado

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
Las ciruelas flotantes de la esperanza
Queso de Cabra: Producto Típico de Ovalle
Susurro de los molinos de viento LVIII - El mundo de los volantines
On' Baucha
Todo tiempo pasado fue mejor...
Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
La Profesora y Pinochet
X