Columnistas

Susurros de los Molinos de Viento LXII - El Pirulo

El Pirulo corría como liebre, Norma, es lo que más recuerdo. Aparecía como a las seis de la tarde, un rato antes de que se fuera la luz y jugábamos a la pelota o con las bolitas en plena vía pública. La calle larga, Norma, era el campo de juegos para los punitaquinos, aunque a veces íbamos a la parte trasera de la casa de don Humberto Martínez, amurallada, no podíamos precisamente entrar al patio de esa casa donde había un pique profundo, oscuro, si en otros tiempos había sido un proyecto de noria o pozo para extraer agua, hacía mucho que estaba en desuso y seco con un montón de piedras en el fondo, eso decían quienes se habían metido en el interior de esa profundidad.

El Diablo en La Capilla

El Diablo en La Capilla

Esta historia ocurrió en una aldea vecina al este de la Villa de San Francisco de Borja de Combarbalá, distante a una legua y media, y que hoy se le conoce con el nombre de “La Capilla”. Sin pecar de presunción ni tampoco en lo banal de lo que puede ser una leyenda, y siendo mesurado y en su justo equilibrio de las cosas, podría pensarse que la construcción de su capilla y el nombre que dio su origen a esta localidad “La Capilla” tiene sus inicios, si no es cierto, en el siguiente relato:

Los Remolinos del Tranque

La pareja de ancianos abstraídos contemplaban melancólicamente las aguas del embalse, mientras unas cuatro velas reblandecidas y tristes, se extinguían lentamente sobre una pequeña roca en el abismo del cerro. Era un día de sol claro después de las lluvias. La cascada de aguas liberadas por las compuertas formaban un arcoíris a esa hora de la mañana. Desde el mirador, cercano al puente de cimbra, sus miradas compenetradas parecían buscar un objeto en la gran masa de agua. Nuestra curiosidad por ver la abertura de compuertas del tranque rebasado por las aguas nos había dirigido hasta allí. Nuestro grupo de amigos adolescentes, al acercarnos a ellos, les saludamos respetuosamente antes de cruzar el puente. Entonces, el hombre de aspecto humilde, con sus ojos azulados y esperanzadores de respuestas nos preguntó -¿Han visto los remolinos en el agua? – ¡No! respondimos en coro. - Cuando las aguas suben al nivel máximo aparecen estos remolinos y también en las noches de luna llena. - Nos comentó.

Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas

Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas

Siempre oí hablar del Guatón Cordones, en este momento se me va el nombre, Norma. Tampoco recuerdo con exactitud si era oriundo de La Serena o de Coquimbo.

El Piano de la Escuela América

El Piano de la Escuela América

Al escuchar ese viejo Piano, en la fúnebre misa de réquiem en despedida a un recordado Amigo, en la Parroquia de San Francisco de Borja, las notas mortuorias, negras y secas reventaban la caja del Piano y retumbaban sobre las paredes anchas y amarillentas del templo. En conjunción los presentes, por la misantropía del funeral no dejaban de envolverse en los acordes de las cuerdas golpeadas con desprecio a la vida y reavivando el triunfo de la muerte.

Spencer Tunick y Yo - Un ovallino que se empelotó hace diez años

Spencer Tunick y Yo

La primera vez que supe de Spencer Tunick fue a finales del 2001 en un reportaje del History Channel, canal del cual era casi adicto principalmente por las tardes de Domingo en La Reina. En él mostraban a este fotógrafo vanguardista e irreverente tomando fotos de desnudos artísticos en las calles de Nueva York. No eran los desnudos bacanales y masivos que conocí posteriormente, si no performance individuales, ilegales, con muy poca producción y muchísima adrenalina y talento. A principios del año 2002 volví a encontrarme con Tunick. La noticia en esos días era la fotografía masiva que había realizado en las Calles del gran Buenos Aires, con mas de 500 trasandinos en pelotas por el puerto del Atlántico. Recuerdo que la noticia la vi con varios amigos y todos asombrados prometíamos, creyéndolo imposible, que si venía a Chile iríamos a participar de la fotografía. Al poco tiempo Spencer Tunick anunció que venía a Chile en Junio del mismo año y yo recordando mi palabra y el deseo de ser consecuente con mi pensamiento liberal-artístico envié un correo al Museo de Arte Contemporáneo para inscribirme en la sesión fotográfica del artista Neoyorquino. A los pocos días recibí un correo de confirmación de mi inscripción junto con algunas indicaciones, la fecha y la hora de convocación.

La Mina del Negro

Durante los años secos, en torno al año 1924, muchas familias por necesidad, se agolparon a los desmontes de la Mina del Negro, y escarbando entre piedras daban vueltas las pilas estériles de materiales extraídos de las entrañas de la mina. Su dueño, había autorizado el pallaqueo misericordioso a ese grupo de trashumantes que al final del día volvían a sus chozas con unas chauchas desgastadas. En ese entonces, el Negro daba y el Negro quitaba; daba las esperanzas míseras a tanto hombre, mujer y niño de encontrar el sustento en un trozo de sulfuro o pirita olvidado entre la saca inerte, plomiza y cenicienta por el carburo extinguido de las lámparas mineras. Y, quitaba, a quienes seducidos por la avaricia intentaban tomar algo más que no les perteneciera y que fuera ajeno a la simplicidad lógica de la misericordia. El Negro era sabio, el Negro daba y el Negro quitaba…

Trilla a Yegua Suelta

Trilla a Yegua Suelta

En la loma más alta del cerro se juntó la familia de don Felipe, y sus amigos e invitados especiales pronto comenzaron a llegar.

SUSURRO DE LOS MOLINOS DE VIENTO LX - MI AMIGO ROMELIO

Son muchas cosas las que me hacen recordar a mi amigo Romelio. Uno de esos pasajes de la niñez que asoma nítidamente en la memoria, cuando estábamos en la escuelita todavía, fue el intento fallido de construir un camioncito de madera, Norma.

Desde Valdivia

Llegó a la “Perla del Limarí” proveniente de Valdivia, la ciudad de los ríos, allí donde se baña la luna en el Calle Calle en noches de enamorados.

Páginas

Suscribirse a RSS: blogs

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Viva Huamalata
Memorias de Ovalle en los '70: Personajes típicos  ovallinos
A mi Río Limarí
Aberraciones animales en San Félix
Las ciruelas flotantes de la esperanza
Susurro de los molinos de viento LVIII - El mundo de los volantines
Nuestra identidad mestiza
Oro en el Tiro al Blanco
Carmencita de Alcones
X