Columnistas

Susurro de los molinos de viento L - La casa grande

Yo le llamo la casa grande y jamás se ha salido de mis memorias. En ella se atrincheran los recuerdos, un día fueron escenas vivas en el pueblo de Punitaqui, esos recuerdos que ahora alimentan a las nostalgias, Norma y resulta imposible borrarlos.

Combarbalá, 222 Años

Al amanecer de ese día sábado 15 de Noviembre de 1788, la comitiva despertó aborregada y maltrecha sobre la cima de los llanos Los Hornos (actual Cuesta del Espino), con una vista diáfana hacia el norte, se vislumbraban las decenas de cerros encubridores del asentamiento de Combarbalá.

Vivito y coleando

Hay historias universales que pueden suceder en Ovalle o en Ishbal, cuando terminé de escuchar la siguiente y pedí permiso para contarla en Ovallito.cl, me respondieron levantando los hombros, lo que interpreté como un “haz lo que quieras”, comprenderán que no puedo dar nombres:

Aberraciones animales en San Félix

Aberraciones animales en San Félix

Pueden surgir buenas ideas con nueve huevos de pata en una canasta, las primeras que se me ocurren tienen que ver con tortillas, jamón, orégano, pimienta y champiñones.

A una ovallina muy especial se le ocurren otras cosas, a ella le preocupan los animales, y le fue fácil relacionar la canasta con la gallina clueca que se subía al tractor en abierto rechazo al gallo insistente.

Susurro de los molinos de viento XLIX - Cuando repicaban las campanas

En Punitaqui siempre repicaban las campanas, Norma. Eran las campanas de la iglesia. Repicaban para llamar a los feligreses a la misa, recuerdo que los mayores hablaban de la primera seña, de la segunda un poco más prolongada que la anterior, la tercera y última seña era de un bullicio escandaloso.

Ojos café, de una mujer y de un perro

El delirante relato acerca de un perro y una expolola. En una grabación de audio se plasmó el sentir y el pensar de un particular ovallino (como cualquier otro).

Lo interesante del relato es que el tipo empieza a hablar y de a poco se le mezclan las rimas y termina recitando.

A riesgo de ser juzgado como un desvarío de borrachos, se les presenta a los lectores de Ovallito.cl:

Susurro de los molinos de viento XLVIII - El baqueano y el buzo

Hugo era el nombre del amigo y sus apellidos Torrejón Cortés. Nadie como él para hacer un dibujo, estuvimos en cuarto, quinto y sexto curso de la escuelita. Recuerdo que era bajito, blanco, de la piel un poco colorada. Peinado hacia atrás, gordito porque simplemente comía bien, buen apetito sin llegar a ser goloso ni obeso. Hábil como nadie, ninguno de nosotros podía superarlo dibujando, los lápices de colores –aquellos a los que le sacábamos punta con una hoja de Gillette- parecían vivos en sus manos, Norma.

Crisis de la Educación Chilena

Respecto de la llamada “crisis de la educación chilena” sabemos que la convicción del Gobierno, se resume en la frase oficial que: "las malas prácticas pedagógicas en el aula son la causa fundamental de los malos resultados de nuestra educación, particularmente la que corresponde al sector municipalizado".

Susurro de los molinos de viento XLVII - Historia de gitanos

Los gitanos. Los gitanos, Norma. Esporádicamente llegaban a Punitaqui pero no en carromatos halados por caballos blancos como se ha visto en las películas, sino en viejos camiones que parecían acarrear montones de sueños, todas aquellas distancias que se acumulan en los caminos y después simplemente quedan atrás.

El guitarrista no es de Ovalle, el Profe sí

En una fonda de pueblo aun quedan ciertos resquicios de respeto por arquetipos de autoridad: un uniforme, las canas, un traje formal, una dama, los niños, un escenario.

En una ramada dieciochera de pueblo aún quedan ritos comunitarios, algunos estrenan jeans nuevos, camisa planchada, zapatos o botas lustradas pero frágilmente opacadas por el polvo. Corte de pelo nuevo, poncho colorido, camioneta doble cabina… en fin, cada uno tiene algo que ostentar humildemente en la ramada del 18 luego del acto de la escuela.

Páginas

Suscribirse a RSS: blogs

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Nuestra identidad mestiza
Spencer Tunick y Yo
Oro en el Tiro al Blanco
La Profesora y Pinochet
Carmencita de Alcones
Niebla
Ganado Caprino o Las Cabras de Ovalle
El valor de lo limarino
Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
X