Columnistas

La Noche que Despertaron al Conde

Santiago, septiembre de 1810, los días previos a esa noche, se venían sucediendo acontecimientos entramados, envueltos en complicidades impacientes que terminarían por escribir nuestra historia, historia que cumple doscientos años.

Susurro de los molinos de viento XLVI - Amigos que no he vuelto a ver

El Pelado Villalobos siempre fue un niño tranquilo. Siempre recuerdo que su eslogan era: “me llamo Lorenzo y en tu hermanita no más pienso”. Tez blanca, mediana estatura, frente despejada, peinado hacia atrás, pelo liso ligeramente castaño.

Susurro de los molinos de viento XLV - Apariciones y desparecidos

Me acuerdo que el hombre derramó unas cuantas lágrimas. Sentí que eran puras, Norma. Se le cayeron humedeciéndole el rostro, las dejó escapar libremente sin cohibición alguna.

Susurro de los molinos de viento XLIV - Era invierno

A veces, cuando me sumerjo en el pozo insondable de los recuerdos, en medio de las nostalgias que parecen llamar a una lluvia triste, hay nombres que se escapan de la memoria. Otros, emergen como desde un abismo profundo donde jamás podrá alcanzar la luz, pero igual llegan.

Susurro de los molinos de viento XLIII - El Cerro Grande

Punitaqui siempre ha estado rodeado de cerros, Norma. Cerros por todos lados, algunos parece que se irán encima del pueblo, otros, simplemente están más lejos, pero igual forman parte del paisaje. Nuestra tierra es un valle, “único, nada como Punitaqui”, decía mi amigo René cuando lo recordaba, cuando luego del último viaje nos metíamos a la selva y pensábamos en todo lo que había quedado atrás.

Susurro de los molinos de viento XLII - El guatón Pepe

Cuando recuerdo Norma, al Hotel Buenos Aires y a don Moisés Hernández, inevitablemente llega a las evocaciones la imagen de uno de sus nietos, antiguo compañero con quien compartimos muchos episodios en aquellos años de la escuelita, el gordo Pepe, hijo del Cutita y de la señora Áurea, hija de un español de espíritu aventurero quien llegó a las costa

Susurro de los molinos de viento XLI - Hotel Buenos Aires

Quienes conocieron la historia siempre dijeron que el hombre era un viejo minero, Norma. De aquellos que pueden hermanarse con las profundidades de la tierra sin conocer el miedo y si lo tienen, lo cambian por la resignación, saben que su mundo es la oscuridad sin necesidad de ser dráculas.

Nunca quedas mal con nadie

Nunca quedas mal con nadie

Me gusta el cine y me gusta mucho. Veo películas desde antes de nacer.

Susurro de los molinos de viento XL - Los cumpleaños

Los cumpleaños en Punitaqui siempre fueron un día especial. Eran parte de las ilusiones infantiles, Norma. Cuando se me vienen a la memoria, inevitablemente surgen dos nombres: el Chato y el Samy. Dos nombres para dos amigos inolvidables de la infancia con quienes compartimos hermosos episodios y juegos, forman parte de los recuerdos que jamás han sido derrotados por los años.

Susurro de los molinos de viento XXXIX - El Pato Pastén

Ese Pato Pastén!, lo siento inolvidable, Norma. Y no se llamaba Patricio, su verdadero nombre era Segundo, así lo conocí. No lo vislumbro en alguna de las salas de clases de la escuelita, creo que él –si es que completó la primaria, tengo la idea que sí- terminó unos cuantos años antes la etapa escolar.

Páginas

Suscribirse a RSS: blogs

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

El valor de lo limarino
El Diablo en La Capilla
Niebla
On' Baucha
Los Fantasmas del Puente Viejo
Todo tiempo pasado fue mejor...
Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas
El Piano de la Escuela América
X