Columna personal

La Campana de Oro

Campana de oro

En el año 1951 fui destinado a trabajar como profesor a la escuela Nº95, ubicada en el fundo Huanilla, antigua hacienda que formó parte del Condado de Piedra Blanca de Huana y Huanilla. Condado entregado por la Corona de España al valiente soldado Pedro Cortés de Monroy, que participó en la conquista de Chile, acompañando a don Pedro de Valdivia.

Este condado era muy extenso y para verlo en su totalidad había que escalar a la cumbre del cerro Campanario, cerca del antiguo pueblo de Monterrey, hoy la próspera comuna de Monte Patria.

Don Pedro mandó a fabricar a España tres campanas de oro; la primera para ser ubicada en la capilla del condado, la segunda para instalarla en la hacienda Huana y la tercera, la más grande, estaría ubicada en la casa patronal de Huanilla, a orillas del río Huatulame.

Para la realización de esta obra envió algunos capachos, llenos de este precioso metal, obtenidos de los lavaderos de El Altar, por sus indios encomenderos.

Las campanas llegaron al puerto de Coquimbo y trasladadas a Huanilla en carretas tiradas por bueyes, las que venían de regreso del puerto, después de haber llevado los capachos cargados con charqui, para ser llevados a España.

Por supuesto, la campana más grande, más brillante y sonora se instaló en la casa patronal de su hacienda de Huanilla, construyendo una torre de palos de algarrobo amarrada con corriones de cuero y en la cúspide ubicó la campana, cuyo “Ding Dong” se escuchaba claramente en los rincones del cerro Huiquilon o Laja, hasta donde se extendían sus dominios.

Pero un desastroso terremoto que asoló la región, echó por tierra la campana, que se trizó al chocar con las rocas del suelo y perdió su sonoridad; en su reemplazo se ubicó una más pequeña, la que anunciaba el inicio y término de la jornada de trabajo.

Don Pedro estaba muy anciano y la caída de la campana lo puso muy triste. Hizo llamar a dos de sus inquilinos, de su absoluta confianza, y les encomendó la tarea de esconder la campana; muchos bandoleros asolaban la región y podían intentar robarla dada la cantidad de oro que ella contenía.

El tiempo pasó inexorablemente y el Marqués de Piedra Blanca, de Huana y Huanilla falleció, igual suerte corrieron sus fieles inquilinos, llevándose a la tumba el secreto, donde fue ocultada la “Campana de Oro”.

En el año 1969, el embalse La Paloma fue terminado, cerrándose las compuertas e iniciándose la acumulación de aguas del río Grande y de Huatulame. El invierno fue muy lluvioso y el agua bajó de la cordillera como jamás lo había hecho.

Los potreros fueron inundados y las hermosas tierras de la hacienda desaparecieron, jamás veremos sandías y melones más grandes y sabrosos, los que en su tiempo fueron las delicias de los “Rotos” Pampinos en la esplendorosa época del salitre. Frutas transportadas directamente desde la hacienda hacia el norte por el ferrocarril.

Una noche de lluvia torrencial, y cuando la casa patronal daba su última batalla contra el agua que todo lo inundaba, y también ponía fin a la escuela Nº95, pasaban por el sector unos arrieros montando briosos mulares y cubriendo sus cuerpos con mantas “De Castilla”; detuvieron sus cabalgaduras para ver qué pasaba. Aún quedaba en pie la bodega grande donde se guardaba el pasto y los sacos de maíz; fue construida en un sitio rocoso, con grandes adobones de tierra y paja. Ella había resistido el paso de los años, pero el agua horadaba sus bases y la caída de la gran bodega fue estrepitosa.En ese instante se sintió un sonido extraño, como de metal arrastrado por las aguas cerro abajo, luego se sintió un tañido como de campana, fue escuchado por los arrieros y el más viejo de ellos, se santiguó y le dijo a su hermano “Eso que suena es el tañido de la Campana de Oro” que estaba escondida entre las murallas de la bodega.

Las aguas del Embalse La Paloma, guardarán para siempre el preciado tesoro del Marqués de Piedra Blanca, de Huana y Huanilla.

Los arrieros apuraron sus animales hundiendo las espuelas en sus ijares, emprendieron la vuelta hacia la rinconada de Huanilla.

Recopilada en Huanilla, Diciembre de 1970.

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Los Fantasmas del Puente Viejo
Abigeato Vecinal
La Profesora y Pinochet
Carmencita de Alcones
On' Baucha
Susurro de los molinos de viento LVIII - El mundo de los volantines
Carta a un amor perdido
El Piano de la Escuela América
X

O ingresa con tu cuenta de...