Columna personal

El secreto paso del Dakar por San Julián

Han pasado algunos días y ya es tiempo de contarle al mundo de lo que fui testigo (al comienzo me da vergüenza decir que además fui el gestor del fenómeno).

Venía yo de una reunión con una viuda a la que le gustan los sombreros.

Amenazaba el amanecer, y luego de hacer dedo desde Ovalle me bajé en el cruce de la carretera, en el camino que va a San Julián después de la romana de camiones.

Me senté en el pordiosero refugio para los que piden aventón, esperando contemplar el fin de la noche y el despertar musical del día. Por esas cosas de la vida pisaba yo a varios centímetros del suelo, el aire era más fresco y los jilgueros todos unos jazzistas consagrados, me temblaban un poco las piernas pero eso le daba su no sé qué rítmico al caminar por las nubes.

El rey del mundo me hubiese parecido un súbito por la euforia contemplativa en la que me encontraba.

Es en ese estado en que fui abordado por un extraterrestre. Un tipo en una nave con muchos parches fosforescentes y señas de haberse estrellado con un cerro. Desde su casco emergió una voz que en un español forzado pero decidido, me preguntó.

-¿Cuál dirección a La Serhena?, ¿Por dóunde es?… amigou.

-Siga derecho no más amigo, Serena se encuentra en esa dirección. –Le dije. Y creo que mi actitud y mi semblante deben haber proyectado seguridad y transparencia. El levantó su pulgar, agarró su nave y aceleró por el camino de tierra que desemboca en San Julián. Claro no es el camino a La serena más corto que hay, pero él me preguntó por la dirección y, según mis cálculos, la ciudad esa queda pallá’.

Eso no hubiera sido una gran anécdota, no es malo que algún gringo vestido de robocop interplatanario (homenaje), visite el tranquilo pueblo de mis abuelos, pero … si a ese pionero le siguen cuatro monstruosos camiones come polvos, la cosa cambia radicalmente.

Yo no sé de navegadores satelitales, ni de coordenadas. Si me preguntan ¿pa’ dónde va la micro?, responderé humildemente hasta donde llegue mi entendimiento, siempre he sido amable y si de ubicación témporoespacial no soy muy próximo al sentido común, siempre compenso mis respuestas con amabilidad y parabienes honestos.

Así que suspiré contento y vi como la mancha de polvo se cortineaba el despegue a ras de tierra del amigou…, y después los camiones.

En estos días he pensado si fue producto de mi imaginación, de mi estado de liviandad genital, o del simpático “cigarrito” que me lié disfrutando la mañana naciente.

Pa“ que decir la cagaíta que quedó. Varios vehículos dakarianos entraron al pueblo. Yo creo que los competidores se sintieron en su salsa porque el camino a San Julián y la calle única son un verdadero reto para el conducir. Y pienso que en el entusiasmo llegaron hasta Tabalí, sorprendieron a todo el pueblo, atropellaron tres gallinas de doña Ruperta, dejaron el camino como nadie pensó que se podía estropear. No compraron nada en el almacén “El Porsiacaso” ni pasaron a resfrescarse al pub “Mi Casita”.

A la altura del morro, inmediatamente después de la cueva de los brujos la caravana se detuvo porque don Pedro iba con sus cabras, hembras del chivato, no sus hijas, aunque pensándolo bien las mayores están para detener cualquier caravana.

Dicen que un piloto preguntó al final del pueblo pero no entendieron el particular español que ahí se habla.

He hablado después a gente con más conexión con la realidad que me resultan confiables para estos trámites y me dicen que seguramente no eran los mismos pilotos si no que sus equipos de apoyo, que suelen tomar rutas alternativas para llegar antes a los puntos de encuentro.

Pero eso no cambia mucho las cosas, las gallinas de doña Ruperta quedaron buenas solo pa’ los tiuques.

El camino… bueno, el camino lo va a reglar nuestro nuevo presidente, (eso aseguró la simpatizante del ex candidato, que me regaló una bolsa de pan con una estrellita de puntas de colores, en un puerta a puerta).

Temas: 

Comentarios

Comentario: 

Yo estuve en una reunión en la que la que ofreció el arreglo del camino (con pavimentación y todo) fue la alcaldesa (llevaba a Manoucheri de la mano).

Comentario: 

Me interesó el detalle del cigarrito, podría ser el culpable de tal mal entendido, me gustaría entrevistarme con el progenitor de tal fechoría para acabar como sea con ese maldito, lo quemaría hasta la cola. ;-)

Con respecto al camino, que lo arregle los Dakar, mal que mal también fueron los que lo estriopearon, no? jejeje

Comentario: 

aora esta mas grande, lo anda trallendo con un cordel amarrado al collar

Comentario: 

JAJJAJ LAS GALLINAS QUE XISTOSO JJAJAA
LAS GALLINAS NO DEBEN ESTAR EN LA CALLE Y LAS CABRAS MENOS EN EL CAMINO MAL MAL MAL

Comentario: 

Las gallinas generalmente andan por ahí, no tanto en la calle pero si en los huertos, esa mañana deben haber estado distraídas, seguramente no se esperaban una caravana atropelladora.
las cabras, las trasladan de un lugar a otro para pastar, y justo en ese momento eran arreadas…
hay que considerar que ellas son más dueñas del camino que los del dakar, el condoro fué del amigo que contó la historia.

igual hubiera sido interesante ver una foto al respecto…

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas
Carmencita de Alcones
Tongoy
A mi Río Limarí
Todo tiempo pasado fue mejor...
Los Fantasmas del Puente Viejo
Entre cazuelas de pavo, chupilca y empanadas…
Aberraciones animales en San Félix
X