Columna personal

Todo tiempo pasado fue mejor...

Todo tiempo pasado fue mejor...

Al tío Toño le “limpiaron” la casa, pero, no fue un aseo industrial sino que, a alguna hora del día que él desconoce entraron los “amigos de lo ajeno” y se llevaron todo lo que encontraron a su paso, desde la plancha hasta el televisor que nunca quiso cambiar por un modelo más actual. Pasada la primera y espantosa impresión se vio en la obligación, cual recién casado, de reemplazar todo lo perdido, para ello se fue a una multitienda y compró todo lo que necesitaba. Así fue como la tía Nena se hizo del ansiado microondas que ella tanto quería tener y de la batidora especial para los merengues.

Paralelo a su salida de compras fue a Carabineros e hizo todos los trámites pertinentes a la denuncia, los que según él de poco o nada servirían porque nadie le devolvería lo robado. Tan pronto el tío Toño dotó de todos los elementos nuevos y necesarios a su casa comenzaron sus problemas porque no había manera de hacer funcionar bien el televisor nuevo y es que… le costó un mundo entender lo del control remoto; en el caso del equipo de música fue la misma cosa, lo que le hizo lamentar profundamente la pérdida de su vieja y famosa radio Phillips del año del cuete, que aunque a tubo, funcionaba como un reloj a la hora de las noticias.

La tía Nena por su parte estaba feliz, su cocina se había modernizado hasta el punto que las ollas que se libraron de los cacos, se veían pasadas de moda, pero hasta ahí llegaba su alegría, cada vez que salía o entraba a la casa temía volver a encontrar ese desorden espantoso que vivió después de la visita de los cacos. La psicosis post robo fue atroz, no podían dormir tranquilos y las rejas de las ventanas no les parecían suficientes para protegerse. La situación llegó hasta tal punto que decidieron poner un sistema de alarma tanto a puertas como a ventanas para de ese modo vivir tranquilos. Una vez instalado el sistema y conectado a la unidad de Carabineros más cercana, a la par que a la central de vigilancia que habían contratado, no era posible abrir nada sin que la sirena aullara, aparecieran los vecinos y Carabineros de la comisaría cercana.

Durante la primera semana los nervios de la tía Nena estuvieron en tensión permanente activando y desactivando el sistema para salir al patio a colgar la ropa. Con el paso de los días logró adecuarse al código secreto y a conectar la alarma cada vez que salía, hasta que se le hizo una rutina, pero al tío Toño el sistema le quedó como poncho y le complicó la existencia más de lo debido; dada su actividad laboral tiene un horario bastante peculiar para salir de su casa: lo hace antes de las 6 de la mañana y a esa hora entre la prisa y lo dormido que está se olvida de que tiene una alarma conectada, entonces se despiertan los vecinos, el barrio entero y en dos oportunidades ha tenido que dar más de una explicación a Carabineros, porque no logra recordar cuál es el número secreto para entrar o salir de su casa, amén de que, para digitarlo… se tiene que poner los anteojos chicos con los que lee el Ovallito en su tablet.

En suma, mi pobre tío Toño está hecho un lío desde que los cacos le “limpiaron” la casa y en más de una oportunidad le he escuchado decir: “todo tiempo pasado fue mejor”…

Temas: 

Comentarios

Comentario: 

Cuando estará lista la página,hace mucha falta

Comentario: 

Necesito saber cuando va a estar la pagina lista xq ase muxa falta y de verdad q ase falta

Comentar

Algo sobre Ovallito.cl

Ovallito.cl es un proyecto personal de un ovallino criado en la calle Independencia. Estamos en Internet desde el año 2003, lo que nos convierte en la web ovallina más antigua aún activa.

Columnas destacadas

Susurro de los molinos de viento I - El Nata y la Sin Destino
El Piano de la Escuela América
Abigeato Vecinal
Carmencita de Alcones
Todo tiempo pasado fue mejor...
Susurro de los Molinos de Viento LXI - Los Billaristas
Ganado Caprino o Las Cabras de Ovalle
Viva Huamalata
X

O ingresa con tu cuenta de...